Ningún producto

A determinar transporte
0,00 € Total

Confirmar

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra
Cantidad
Total
Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su cesta.
Total productos:
Total envío:  A determinar
Total (tasas incluídas)
Terminar la compra Ir a la caja

D.O.P. Calatayud

La aparición de nuevos proyectos privados de relieve no debería llamar a engaño. Nadie se puede arrogar el papel de “descubridor” de Calatayud, que ya cuenta con bastantes años de trayectoria en el proceso paulatino de modernización de estructuras y vinos. Además, aquí el peso de la puesta al día lo han llevado las cooperativas (tal vez no hubiera otra: dominan más del 95 por ciento del viñedo), con ejemplos claros en las de Miedes y Calatayud, aunque también con la rémora habitual en este tipo de bodegas: la escasa agilidad y el mantenimiento de los viejos esquemas mientras se trata de dar cancha a los nuevos. Siempre se ha dicho que en Calatayud hay enormes posibilidades  por la personalidad que infiere su situación, una comarca agreste y de clima duro, pero de sierra, con frescura, sobre todo nocturna. Los tratantes de graneles y los envasadores de fuera de la comarca, que históricamente se han abastecido por aquí de vinos rosados, cotizados por esos rasgos de frescura (en la zona corren muchas leyendas respecto a marcas famosas abastecidas aquí), ya descubrieron Calatayud hace rato. Desde hace unos años hay una nueva realidad muy interesante que, más que descubrir, hay que desvelar.

La Zona

Situada al suroeste de la provincia de Zaragoza, recorrida por los ríos Jalón y Jiloca, encajonada entre las cumbres del Sistema Ibérico. El río Jalón parte la comarca en dos, con terrenos pizarrosos y de cuarcita en la zona oriental y margas calizas al oeste. En el fondo del valle el terreno es arcilloso-calcáreo. El viñedo se encuentra en terrazas fluviales, a una altitud de 550 a 800 metros sobre el nivel del mar. Clima continental, con veranos calurosos e inviernos muy fríos, con heladas que se suelen  prolongar  hasta la primavera y unas precipitaciones variables, entre 300 y 500 mm.

Las Uvas

La tinta Garnacha, que ocupa más de la mitad del viñedo es la uva más característica. Se emplean también las tintas Mazuelo o Cariñena, Tempranillo, Monastrell, Cabernet Sauvignon, Merlot y Syrah, y las blancas Macabeo, Malvasía, Garnacha Blanca y Chardonnay.

Los Vinos

La modernidad está alumbrando tintos de corte moderno con las viejas garnachas como protagonistas. Se mantienen los tintos más ligeros y sencillos que eran característicos junto a los frescos y carnosos rosados, también basados en la Garnacha. Los blancos no tuvieron nunca gran relieve, pero las aportaciones de Chardonnay y la investigación con Malvasía han mejorado bastante el panorama.

Comentarios

Deja tu comentario

Últimas entradas