Ningún producto

A determinar transporte
0,00 € Total

Confirmar

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra
Cantidad
Total
Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su cesta.
Total productos:
Total envío:  A determinar
Total (tasas incluídas)
Terminar la compra Ir a la caja

D.O.P. Campo de Borja

Campo de Borja guarda auténticas joyas enológicas en sus viejos viñedos de las laderas del Moncayo. Ha vivido la contradicción clásica de abandonar o arrancar los viejos viñedos de calidad de las laderas y plantar modernas viñas, con riego (cuando se puede), variedades foráneas, de fácil mecanización y producción bastante alta, pero de calidad no tan excelsa como las veteranas viñas de cotas más altas y parajes más agrestes. La propia debilidad económica de los campesinos de esta dura comarca del valle del Ebro ha sido la salvación de algunas de esas viejas viñas, que van dejando de ser un tesoro escondido para transformarse en una gozosa realidad, con vinos de alta gama, de los que van saliendo nuevas marcas destacadas. El éxito de esos vinos que vienen de la mano de forasteros (el grupo Oro Wines), del regreso de autóctonos (Pedro Aibar), o de la puesta al día de los clásicos (primero las cooperativas, luego los privados, como Bordejé) reivindica el nombre de una zona de enorme interés.

La Zona

Situada al noroeste de la provincia de Zaragoza, entre el Sistema Ibérico y el curso del Ebro. El paisaje está constituido por plataformas de una altura de entre 700 metros sobre el mar hasta los 300 que se miden en “los llanos de Plasencia”. El terreno es calizo, suelto y pobre en nutrientes; en la zona occidental abundan terrenos ferrosos y en las laderas del Moncayo, los pizarrosos. Clima continental, muy frío en invierno, muy cálido en verano, con violentos contrastes térmicos, y muy seco todo el año (300-350 mm. al año), circunstancia acentuada por la influencia del Cierzo, el típico viento seco del norte.

Las Uvas

La uva Garnacha Tinta supone tres cuartas partes del viñedo en Campo de Borja. La acompañan Tempranillo, Cabernet Sauvignon y algunas viejas viñas de Cariñena; además, se experimenta con otras. En blancas las dos cepas autorizadas son Viura y Moscatel Romano.

Los Vinos

Se producen mayoritariamente  tintos, estructurados, con mucho cuerpo y concentración, ricos en alcohol y vigorosos. Los rosados son carnosos y de marcado carácter frutal, también con tendencia a elevadas  graduaciones. Los blancos no tienen especial relieve, pero sí algunos de los dulces de Moscatel, que también aquí se van modernizando y se acercan al perfil moderno de los moscateles frescos.

Comentarios

Deja tu comentario

Últimas entradas