D.O.P. Tierra del Vino de Zamora

Ha sido la primera, junto con la burgalesa Ardanza, de las zonas de “vinos de calidad” de Castilla y León que, a falta de la oportuna ratificación ministerial, ha pasado a la categoría de denominación de origen.

Las diferencias entre uno y otro nivel de protección son puramente formales y la primera se aplica como un paso previo, una especie de rodaje, que permite acceder a la denominación de origen transcurrido un tiempo de funcionamiento con todos los atributos de una denominación de origen. Ese plazo, que se utiliza para crear los registros de viñas, viticultores y bodegas y para calificar los vinos que se van produciendo, permite que la nueva DO Tierra del Vino de Zamora se inaugure con vinos calificados de varias cosechas, mientras que lo habitual es que las denominaciones de origen de nueva formación salgan con vinos jóvenes. La DO Tierra del Vino de Zamora ha sido aprobada por la Administración regional en abril de 2007, pero es uno de los nombres clásicos del mapa vinícola de Castilla y León,  eclipsado en parte por el brillo de la vecina DO Toro y por el impulso del cultivo de cereal que durante años hizo retroceder al viñedo en esta comarca zamorano-salmantina.

La Zona

Ocupa una franja del centro de la provincia de Zamora, con una parte del norte de Salamanca, que corre transversal al curso del río Duero. Con una altitud media de 700 metros sobre el mar, la zona está recorrida por diferentes ríos (Duero, Guareña, Valderaduey), lo que configura un paisaje movido, aunque de relieve bastante suave, y un predominio de terrenos aluviales, arenosos en las llanuras y pedregosos en las laderas, sobre fondos arcillosos. El clima es continental seco, con inviernos fríos y veranos muy cálidos y unas precipitaciones que raramente superan los 400 mm. al año.

Las Uvas

La tinta Tempranillo es considerada variedad principal, mientras que Garnacha y Cabernet Sauvignon se califican como complementarias. Entre las blancas, las principales son Malvasía, Moscatel y Verdejo y las complementarias Albillo, Palomino y Godello.

Los Vinos

Se elaboran blancos (al menos 60% de variedades principales), rosados (al menos 60% de Tempranillo), claretes (al menos 30% de Tempranillo y máximo del 40% de complementarias) y tintos (al menos 75% Tempranillo).

Comentarios

Deja tu comentario

Últimas entradas