Viñedos Mancuso

En: Bodegas

La primera añada que Viñedos de Mancuso comercializó fue la de 2002 a través de su tinto Mancuso. A partir de ese momento, cosecha a cosecha, el proyecto fue consolidándose en cuanto a presencia –no en lo que a producción se refiere- y ya ha conseguido hacerse un hueco en el panorama vitivinícola nacional.

Mancuso es el nombre de una moneda de oro aragonesa que se acuñó por vez primera durante el reinado de Sancho Ramírez. Pura vanguardia sustentada en viñas marginales, despreciadas por poco productivas y vendidas baratas: uno de los propietarios confiesa que se sorprendió de tan bajo precio (claro, es el que viene de Rioja) y alguno de los vendedores pensó que estaba timando a ese tipo tan raro  que venía en moto con la familia Navascués ( esos, en coche).

Jarque , como gran parte de la comarca de Valdejalón y otras, tiene dos caras: el fondo del valle, con modernos viñedos regados y producidos de 12.000 kilos de uva por hectárea y la ladera del Moncayo, con viejas viñas y un kilo menos por cepa. Carlos San Pedro (Bodegas y Viñedos Pujanza) y la familia Navascués compraron en 2000 cinco viñas en la zona mala que suman nueve hectáreas de Garnacha y pusieron en marcha su Mancuso

Trabajando en instalaciones alquiladas y con una producción que no supera las 3.500 botellas. Ese magro rendimiento tiene, sin embargo, un gran valor por lo que significa todavía hoy, cuando la imagen de la Garnacha ha mejorado mucho, de descrumiento de una joya escondida. Hubo secuela en 2006, con el lanzamiento del tinto Moncaíno.

Comentarios

Deja tu comentario

Últimas entradas